¿¿¿Quién no conoce a alguien que en cuanto le dices «Gira a la derecha….a la DEEEEREEECHAAA» y ya está en la calle de la izquierda???

Si os soy sincera, yo me saqué el carné de conducir con una D pintada en el dedo gordo de mi mano derecha, para no liarla en el exámen… Y aprobé. Ahora ya, a base de entrenar en el «En casa del herrero, cuchara de palo» ya lo tengo muuucho más integrado.

Pero bueno, de esto os hablaré con más profundidad otro día.

Hoy vengo a hablaros sobre el famoso test de Piaget fue creado por el también famoso psicólogo suizo Jean Piaget en el año 1928, valiéndose de sus investigaciones y observaciones de cómo desarrollan los niños las ideas de derecha e izquierda.

Gracias a sus observaciones, primero fue consciente de que a los 5-6 años, la mayoría de los niños son capaces de contestar correctamente preguntas básicas tales como “Enséñame tu mano derecha o tu pierna izquierda”

En esta primera fase, los niños ven la derecha y la izquierda como lo que Piaget llama etapa del “egocentrismo”; es decir, ven el mundo desde el punto de vista del niño por la incapacidad cognitiva aún de darle la vuelta al problema. Por ello, para un niño de estas edades es totalmente normal ver la derecha y la izquierda como algo absoluto que luego aplica y proyecta sobre el resto del mundo.

En una segunda fase del test, le preguntamos al niño que nos muestre nuestra mano derecha (nosotros debemos estar situados frente al niño). Y no es hasta los 7 años aproximadamente cuando el niño es capaz de contestar de forma correcta.  Ahora ya son capaces de distinguir su pie izquierdo de mi pie izquierdo.

Y es en la tercera etapa, que va madurando desde los 7 años y medio hasta los 9 años y medio o 10 cuando el niño alcanza lo que Piaget denomina “objetividad completa”, es decir, llegar a una comprensión madura de la izquierda y derecha.

Esto lleva implícito que el niño entienda la izquierda y derecha como relaciones entre objetos y/o seres vivos, y no como propiedades de los propios objetos. Es decir, en esta fase del test se le pide al niño que nos muestre qué objeto está a la derecha o izquierda de otro bjeto, desde diferentes posiciones, entendiendo así que un mismo objeto puede estar a la derecha de otro objeto según desde donde se mire.

¿Pero por qué tenemos tantos problemas en aprender lo que son la derecha e izquierda y se nos atascan taaanto? Visto desde la psicología de Piaget, nos habla de la coordinación de 3 habilidades:

1 Entender el significado de derecha e izquierda

2 Llevar a cabo una rotación mental

3 Ver el mundo desde otra perspectiva

Yo añadiría un paso anterior a esto, ya que para comprender el significado de izquierda y dercaha, primero han tenido que asentar unas buenas bases prelaterales y dejar paso a que la lateralidad organice las coordenadas espacio-temporales. Es decir, necesitamos un buen cruce de línea media, un control motor y postural del cuerpo y una conexión interhemisférica eficaz.

El concepto espacio-temporal está muy ligado a un buen asentamiento de la lateralidad; y tal y como explica María Montessori, hemos de estar muy atentos a esas ventanas sensibles en las que los peques comienzan a mostrar interés por el paso del tiempo o por distinguir conceptos como derecha e izquierda.

Y aprovechar esas ventanas para acompañarles en su aprendizaje desde las rutinas familiares, ya que son conceptos muuuucho más profundos que colocar una etiqueta en el día que es o poner la fecha en la pizarra…

El trabajo más importante llega desde la conversación en casa, desde las rutinas y los acontecimientos familiares, desde la observación de la naturaleza y el paso de los días….

 

Ábreme y hablamos
1
Hola!

Soy Elena! ¿Quieres preguntarme algo sobre tu peque? ¡Estaré encantada de poder ayudarte!