¿Sabes cómo afecta la lateralidad en el aprendizaje escolar? ¿y qué significa eso de lateralidad diestra o zurda?

La lateralidad es un término de gran relevancia para la futura vida académica que hace referencia a la capacidad del individuo para tener conciencia de su cuerpo y percibir que está formado por dos mitades bien diferenciadas (derecha e izquierda) que deberían interactuar la una con la otra de forma fluida y eficaz. Es decir, que el individuo tome conciencia de que su cuerpo tiene dos lados (separados por la famosa línea media de la tanto os hablo en la consulta)

Por otro lado hemos de saber que los movimientos de un lado del cuerpo son controlados por el hemisferio cerebral opuesto. Y que una lateralidad homogénea bien definida significa que un lado del cuerpo predomina sobre el otro. Esto no quiere decir que un hemisferio cerebral no funcione o no se utilice, sino que al haber dos, uno de ellos tiene que ser “el que manda y pone orden”.

Pero que quede claro que necesitamos ambos hemisferio conectados entre sí y ambos a pleno rendimiento. Cada uno tiene sus funciones, pero como en todo sistema dual, se necesita un orden y una organización para que haya armonía en el trabajo realizado.

Cada vez son más los profesionales que le damos gran importancia a definir bien una buena lateralidad diestra o zurda. Una lateralidad mal definida es el resultado de un sistema nervioso mal organizado y en ocasiones, puede asociarse a alteraciones de visión, auditivas o de coordinación motriz y equilibrio.

Según el libro “Conocer y alimentar el cerebor de nustros hijos” de Mercedes Aguirre Lipperheide, del que están sacados estos textos sobre lateralidad, se estima que un 65% de los niños con transtornos de aprendizaje tienen problemas de lateralidad. 

Es por ello que debemos prestar atención en las aulas y en las familias para saber si nuestros pequeños se están lateralizando adecuadamente como diestros o como zurdos.

¿Y cómo podemos saberlo? Me preguntáis en continuas ocasiones…

Ahora dejo los libros a un lado y os voy a hablar desde mi experiencia. Hasta los 5-6 años, la lateralidad en los peques no se establece, así que calmaaaaa!!

Hay niños/as que utilizan ambas manos indistintamente para un montón de actividades y cuando llegan los 5-6 años, se hacen diestros/zurdos. Utilizar las dos manos indistintamente hace que esté estimulando los dos lados del cerebro y por ello , mayor simetría y equilibrio. Hasta los 5-6 años, esto es NORMAL

Otros niños/as, sin embargo, se les ve desde muy pequeños mayor manejo de la mano derecha o izquierda. Esto también es NORMAL. Pero en estos casos no conviene etiquetar al peque como diestro/zurdo porque puede ser que con 3 años utilice mucho la mano izquierda ( o eso nos parezca a nosotros…) y al cabo de un tiempo se defina por la derecha. Y esto también es totalmente NORMAL.

Aquí quiero hacer un inciso por los niños/as zurdos. A los padres siempre nos causa mayor sorpresa (“y digamos admiración”) descubrir que nuestro retoño pueda ser zurdo/a, por todas aquellas características “especiales” que se les otorga. Tengamos mucho cuidado de no etiquetar a un niño/a zurdo como tal antes de tiempo, ya que esto puede causar bloqueos emocionales y funcionales que luego podrá dar lugar a alteraciones en su lateralidad natural.

Así que yo recomiendo que hasta los 5 años observemos a nuestros pequeños, sin poner etiquetas y sin “actuar” a favor de un lado diestro o zurdo. 

Entre los 5-6 años deberían empezar a definirse como diestro/zurdo, cada uno a su ritmo….Y si seguimos observando, debemos estar muy ATENTOS a aquellos niños/as que comienzan Primaria sin saber si es diestro/zurdo. 

A continuación os dejo unos “tips” que nos pueden hacer sospechar de una lateralidad no definida de forma NATURALMENTE EFICAZ

  • Escribe con la mano izquierda pero para recortar utiliza las tijeras ágilmente con la mano derecha (a pesar de tener tijeras para zurdos a su disposición). O viceversa
  • Lo único que hace con la mano derecha es escribir y coger el tenedor (para el resto es más hábil con la izquierda). O viceversa.
  • Mi hijo/a de 6 años escribe con la derecha y cuando se cansa, cambia de mano a la izquierda. O viceversa.
  • Mi hijo/a es diestro pero cuando coge un tubo estilo caleidoscopio, utiliza siempre el ojo izquierdo. O viceversa.
  • A pesar de haberlo trabajado, no conseguimos que centre los días de la semana ni cuál es su derecha o izquierda. A partir de los 6 años

Y ante la duda, mejor hacer una valoración a tiempo que tener que actuar posteriormente para organizar su cerebro y su lateralidad..

Si tenéis cualquier duda o aclaración, os espero en comentarios!!

Próximamente….”¿Qué necesitan los niños pasar a Primaria?”

Un abrazo y gracias por llegar hasta aquí. Elena

Pin It on Pinterest

Share This