…continuamos con el tema de la lateralidad cruzada.

En una entrada anterior estuvimos charlando sobre qué es esto de la lateralidad cruzada. Y terminé el post explicando mi visión personal sobre su influencia en el aprendizaje escolar: no tiene por qué ser un problema en todos los casos, pero sí un factor de riesgo que muy a menudo se mezcla con la dislexia.

Como factor de riesgo, desde el momento que la detectamos deberíamos seguirla muy de cerca para prevenir o tratar tempranamente las dificultades de aprendizaje que pueda ocasionar.

Antes de meternos con el tratamiento, he de decir que generalmente una lateralidad cruzada no se instaura así porque sí. Generalmente va acompañada de otros factores de desarrollo anteriores que debemos de tener en cuenta. Por ejemplo, frecuentemente las etapas prelaterales (etapas de desarrollo anteriores al asentamiento de la lateralidad) no suelen estar correctamente establecidas. Nos encontramos muchas veces con patrones homolaterales y/o contralateralidad sin automatizar, dificultades para cruzar la línea media, reflejos primitivos muy activos…

Por un motivo u otro (que convendría investigar), una o varias dominancias sensitivas no se han lateralizado siguiendo su tendencia natural. Es decir, las dominancias de ojo, mano, oído y pie no se han establecido en el mismo lado del cuerpo según su lateralidad natural.

La lateralidad cruzada que más interviene en el aprendizaje suele ser un cruce lateral de ojo-mano, porque la visión y la escritura manual son primordiales para aprender en el colegio.

Y llegados a este punto… ¿cómo lo tratamos? ¿Es bueno corregir y cambiar la dominancia del ojo o de la mano para eliminar esa lateralidad cruzada? Pues… depende. Depende de muchos factores que los profesionales de la lateralidad debemos valorar en consulta. Factores tan importantes como la edad, los síntomas en el colegio, la dominancia que esté cruzada… Vamos a explicarlo más profundamente.

  • Edad: tristemente, llegados a cierta “edad escolar”, las competencias curriculares no esperan y necesitamos poner solución a sus dificultades cuanto antes, por lo que es difícil plantearnos tratamientos de este tipo, que nos llevarían más tiempo de consolidación.
  • Dificultades que presenta: hay muchos niños que han crecido y crecerán con una lateralidad cruzada sin diagnosticar y sin mostrar ningún problema. Recordemos que entre un 20-30% de la población llegamos a adulto sin instaurar correctamente la lateralidad. ¿Entonces para qué hacer nada si no hay ningún problema o síntoma?
  • Dominancias cruzadas: no es lo mismo un diestro con la dominancia de pie cruzada en el pie izquierdo (lo cual puede darle incluso ventajas deportivas) que un zurdo con dominancia visual diestra. Aquí toda la información que aprende en el colegio tiene que pasar por unas “carreteras secundarias neuronales” en el cerebro que son más largas que las “autopistas” de un diestro/zurdo correctamente lateralizado.

Por lo tanto, el tratamiento de una lateralidad cruzada es totalmente personalizado a cada peque. Pero en términos generales podemos decir que tendremos que trabajar sus etapas prelaterales y su psicomotricidad de base, automatizar la contralateralidad, integrar sus reflejos primitivos, mejorar su percepción visual y sus habilidades visuales integrándolas en el control y movimiento corporal, activar el cuerpo calloso y los hemisferios cerebrales para que la información viaje por una “carretera neuronal” rápida y ágil.

En próximos episodios os iré enseñando cómo lo trabajo yo desde Ikusi Lateralidad.

En estas fechas es tiempo de descansar y jugar mucho con nuestros peques, dejando atrás las prisas y las rutinas. Así que desde Ikusi Lateralidad os deseo unas felices vacaciones de verano, llenas de baños en el mar y piscinas, muchas escaladas a los árboles, juegos de balones y pelotas, rebozarnos en arenas y castillos….

Feliz Verano.

Pin It on Pinterest

Share This